Tiramisú sin huevo

tiramisú

La receta original del tiramisú lleva huevos frescos, si queréis hacerlo en Tuiwokestilo Colomina os enseña la receta original de la mano de su cuñado que es italiano, os la recomiendo. Durante años en mi casa no había cumpleaños en el que no lo hiciera, a mi sobrina Natalia le encanta. Pero un verano, cenando en un restaurante con amigos uno de los niños cogió salmonelosis por el huevo de una pizza  y acabó hospitalizado ¡menudo susto! Yo soy un desastre para eso, al contrario que su madre que encima es muy cuidadosa, y  fuera de casa no me paro a pensar si lo que pedimos lleva huevo o no. Pero desde entonces lo de usar huevos frescos sin cocinar me da miedo. Así que el tiramisú desapareció de las fiestas familiares hasta que hice este. Está muy bueno, en serio, no os defraudará.

Ingredientes

1 tarrina de queso de mascarpone (250 gramos)

2 envases  pequeños de nata para montar, mínimo 35% grasa (400 ml)

2 tazas grandes de café, aproximadamente.

2 cucharadas soperas de licor: brandy, coñac, amaretto o whisky. Yo uso brandy.

1 paquete de bizcochos de soletilla

5 cucharadas soperas de azúcar, bien llenas

Cacao puro en polvo

Elaboración

Comenzamos preparando un buen café a medio camino entre un café americano (largo con mucha agua) y un expreso. Que tenga fuerza pero no esté muy cargado, al que añadiremos una vez hecho dos cucharadas de azúcar y las dos cucharadas del licor que hayáis elegido y lo pondremos en un recipiente en el que podamos mojar los bizcochos enteros. Yo uso un plato hondo.

Mientras se enfría el café, montamos la nata. Recordar que la única forma para que monte bien y rápido es que esté muy, muy fría y que agitemos y mezclemos muy bien el tetra brik, porque en las esquinas suelen quedar los depósitos con más grasa y sin ellos no subirá. Cuando esté montada añadiremos tres cucharadas de azúcar y el queso mascarpone poco a poco. Cuando lo tengáis unido añadir tres cucharadas del café que teníamos preparado con el azúcar y el licor y mezclar bien. Reservar.

Vamos al montaje

Primero separamos los bizcochos de soletilla que suelen venir pegados de dos en dos y partimos unos cuantos por la mitad. Vamos mojando en la mezcla de café cada mitad del bizcocho, (meter y sacar no los dejéis mucho tiempo y que escurran bien) y los colocamos alrededor del molde con la punta del bizcocho mirando hacia el fondo del molde y la parte plana hacia dentro, hasta que cubramos todo el lateral. Así:

montaje tiramisu

 Seguimos forrando de bizcochos bañados en café el fondo del molde. Ahora añadimos una capa generosa de la mezcla de nata y mascarpone y espolvoreamos con cacao en polvo.

Volvemos a poner una capa de bizcochos empapados en café en la base y de nuevo otra capa de nata y volvemos a espolvorear de cacao. Iremos alternando las capas hasta que acabemos con los bizcochos o la nata. La última capa mejor que sea de bizcochos y que cubra todo el molde,  cuanto más lisa mejor, será la base de la tarta de tiramisú. Pero si acabáis con la crema no os preocupéis, no pasa nada.

Si queréis decorarlo como yo reservar unas cucharadas de la mezcla de la nata y el queso y meterla en una manga pastelera.

Tapar el molde con papel film y meter en la nevera mínimo tres horas. Hay que servir bien frío. El tiramisú está mucho más rico de un día para otro.

Cuando vayáis a servirlo darle la vuelta directamente sobre la fuente y si no os queréis complicaros con la decoración ponerle sólo cacao en polvo. Una cucharada en un colador y espolvorear con ligeros golpecitos.

Si habéis reservado la nata para decorar poner una boquilla de estrella en la manga pastelera y hacer rosetones por toda la tarta, queda muy vistosa. Por último espolvorear con cacao. Mi foto no tiene el cacao porque es lo único que hay que hacer en el último minuto para que no se humedezca y quede bonito, este era para llevar a casa de uno amigos y lo hice directamente allí.

Colofón

Salen unas 8 raciones, si necesitas más dobla las cantidades sin ningún problema.

Probar la mezcla del café con el azúcar y el licor, el secreto es que debe ser una especie de carajillo no muy dulce en el que se note el alcohol pero lo justo. Lo mejor es que lo pongáis a vuestro gusto.

No empapéis mucho los bizcochos del lateral del molde, será más fácil desmoldarlo y sostendrá mejor la tarta.

Me gusta esta decoración porque le da una apariencia de tarta que normalmente el tiramisú no lleva y queda mucho más vistoso.

2 comentarios

  1. Raquel Selfa Perona dice:

    Hola Merche!. Buena receta, como el resto que has compartido.Gracias!.
    En cuanto a la Salmonella, comentarte que en España están vacunadas todas las gallinas contra ella, por lo que es prácticamente imposible que un huevo la tenga, Dicho huevo, se podría contaminar por una mala manipulación a lo largo de la cadena de distribución. La Salmonelosis se sigue produciendo por un mal manejo de los manipuladores, que en muchas ocasiones son portadores del germen, sin sufrir la enfermedad, y que por falta de higiene contaminan los alimentos que manipulan.
    Muchas veces, la infección por Salmonella se produce por alimentos que se han conservado mal, en ocasiones a temperatura ambiente durante varias horas (purés, carnes picadas….).
    RESUMIENDO: cuando se manipulan alimentos, la higiene debe ser EXTREMA.

    • Merche Fortuoso Fernández dice:

      Me alegro de que te guste Raquel. Muchas gracias por tu comentario, es muy interesante, como se nota tu vena sanitaria, así da gusto. Un abrazo.

Responder a Merche Fortuoso Fernández Cancelar respuesta