Huevos rellenos, o pollitos rellenos

domingo 106

Pollitos parecen, sí, pero huevos rellenos es lo que son. Mi hijo pequeño, Pedro, cuando algo no le gusta, dice que le da alergia. Debe pensar que estoy tan mayor que ni me acuerdo de su historial médico. Los huevos rellenos le daban alergia hasta que una noche puse estos y le pudo el corazón.

Ingredientes

6 huevos cocidos

2 cucharadas de tomate frito

2 latas de atún en aceite de oliva

3 cucharadas de mahonesa

Salmón ahumado cortado en trocitos, 2 cucharadas, (opcional)

Para decorar

6 rodajitas de zanahoria cruda

Aceitunas sin hueso

Elaboración

Pelamos los huevos y hacemos un corte en la parte superior con un cuchillo en forma de zig-zag. Os pongo una foto del corte.domingo 089

Vaciar la yema con cuidado para que no se rompa la clara, si veis que os cuesta podéis rascar un poco la yema con un cuchillo y saldrá mejor. Como veis yo tengo la huevera de la foto y no me hace falta ninguna base para apoyar los pollitos, pero si no tenéis hueveras (os valen las de cartón o las de plástico del envase en el que vienen) darle un corte recto en la base para que se sujete.

Mezclamos en un bol el atún, al que habremos escurrido el aceite, la mahonesa, el tomate frito y la yema de los huevos. A mis hijos les gusta mucho el salmón y yo separo la mezcla en dos y  a una parte le añado el salmón ahumado picadito. Como os guste más. Mezclarlo todo bien y rellenamos la parte de abajo del huevo, dejando arriba un buen copete de relleno sobre el que ponemos la clara que nos faltaba. Ya tenemos la base, ahora toca decorar.

Cortamos en dos cada aceituna, si son grandes cortar sólo las dos puntas y comeros el centro -así el trabajo se lleva mejor-. Ya tenemos los ojos. Si tenéis tiempo y ganas hacer con una pajita circulitos y ponerlos como si fueran el iris.

 domingo 091

Para la cresta cortamos las rodajas de zanahoria por la mitad pero con algo redondo que tengáis por casa. Yo uso cortadores de galleta pero como son finitas os vale cualquier cosa redonda de pequeño tamaño: un vaso de chupito, el tapón del pegamento en barra de mi hijo Pablo sirvió durante una época. Se trata de darle un poco de forma redondeada para que encaje en la parte de arriba del huevo. Una vez que la tengáis hacerle con un cuchillo los picos de arriba, sólo hay que hacer pequeñas marcas con forma de triángulo. Y ponerla sobre el huevo. Si queréis podéis hacer una raja en la parte superior del huevo y meter ahí la cresta, así no se caerá.

Con lo que sobra de zanahoria hacer dos triángulos pequeñitos, clavarlos juntos en el relleno, debajo de los ojos, separarlos un poco  y así formamos el pico.

Colofón

Es una receta perfecta para hacer con los niños.

Si al final lo dejáis de pie, sin poner en la huevera, podéis hacerles unas patas con una rodaja de zanahoria con dos cortes rectos a los lados y uno en medio, quedarán más graciosos.

Los huevos cocidos aguantan varios días en la nevera si no les quitas la cascara, así que suelo cocerlos cuando tengo un rato y los guardo hasta que me viene bien preparar la receta.

Algunos domingos por la noche recibo un whatsapp de mi amiga Yoli que me dice:”¿mañana llevas tu a los niños? ya sé que sus padres me mandan algo de la finca que tienen en Candeleda, los huevos de esta receta son de allí. Y el domingo se convierte en viernes por la tarde. Gracias Yoli.

Un comentario

Deja un comentario