Calabacines rellenos de carne

 

 

calabacines rellenos

Con estos calabacines enanos, baby, luna, redondos, zapallitos… llámalos X, es fácil quedar bien. Un plato muy sencillo para poner en una cena o comida especial. Sólo tres cosas: elegir una buena carne, un buen tomate frito y una buena bechamel. Yo a pesar de tener la thermomix, que la hace muy rica y en nada de tiempo, siempre tengo un tetrabrick en casa y muchas veces consigue que no me de pereza hacer platos como este o una lasaña.

 

Ingredientes

4 calabacines pequeños

1 puerro

1 cebolla pequeña

1 diente de ajo

4 cucharadas de tomate frito

250 gramos de carne picada de ternera

100 ml de bechamel

50 gramos de queso rallado (la variedad que más os guste)

sal, pimienta y aceite de oliva virgen

 

Elaboración

Lavamos los calabacines y les cortamos la parte de arriba, volvemos a colocar el copete encima y los metemos en el microondas durante 6/ 8 minutos, hasta que veáis que el interior está  más o menos blandito pero OJO sin que el calabacín se arrugue. No hace falta que el interior del calabacín se haga del todo porque lo vamos a rehogar luego. Sacamos, dejamos enfriar un poco y con un cuchillo vaciamos la carne del calabacín sin llegar a la piel, para que mantenga bien la forma.

Mientras se hacen los calabacines en el microondas, cortamos la parte blanca del puerro, la cebolla  y el ajo. Ponemos tres cucharadas de aceite de oliva virgen en una sartén y cuando esté caliente añadimos el puerro cortado pequeñito, salamos, rehogamos un minuto y añadimos la cebolla cortada en cuadraditos y el diente de ajo picadito, salamos, bajamos el fuego y dejamos que se haga cinco o seis minutos. En este tiempo cortamos en trocitos la carne del calabacín, que ya se habrán hecho, los añadimos a la sartén y volvemos a salar. Sofreímos todo y cuando el calabacín esté blandito añadimos la carne, salamos de nuevo y rehogamos todo. Tener cuidado de que la carne no se cueza sino que se fría bien, subir el fuego hasta que veáis que se está dorando… no quemando ¿OJO! Cuando se dore, añadimos el tomate frito y dejamos a fuego lento un par de minutos.

Quizás os llame la atención tanto salar y salar. Entendámonos, cada vez que ponemos un ingrediente en la sarten (menos el ajo que lo añadimos con la cebolla) hay que salar, pero en su justa medida, muy, muy poquito y luego ya lo mezclamos con el resto de ingredientes. Es mejor hacerlo así que esperar al final para salar de una vez todo, el sabor es mucho mejor. De verdad, si no lo hacéis así, probar.

Rellenamos los calabacines, les ponemos una cucharada de bechamel encima y rematamos con un poquito de queso rallado. Al gusto, yo le doy vida a los dos, donde hay bechamel hay alegría. Metemos en el horno con el grill encendido hasta que el queso se funda y quede gratinado.

Como veis yo le pongo el copete del calabacín de adorno. Para rematar.

2 comentarios

  1. Ines Tella dice:

    Por fín los he probado!! Todo verduritas de mi huerta. Están deliciosos, nos encantan!!
    A seguir subiendo recetitas deliciosas y sanas. Besazos

Deja un comentario